Aceite de Coco

Categoría: .

Aceite de Coco

El aceite de coco es un tipo de aceite vegetal. También se le denomina manteca de coco. Se obtiene al prensar la carne de dicho fruto, de tal manera que se logra un líquido que contiene un 90% de ácidos grasos. Su conservación es muy sencilla y duradera.

Se utiliza a nivel cosmético, culinario y como complemento saludable ya que está compuesto por los siguientes ácidos grasos: ácido láurico, ácido caprílico y ácido cáprico. Unos tipos de ácidos grasos que, consumidos con moderación, tienen grandes propiedades beneficiosas para la salud. Además de ciertos usos cosméticos que realzan la belleza de la piel y el cabello.

Por este motivo, los beneficios de usar el aceite de coco lo convierten en un auténtico superalimento.

DESCRIPCIÓN

El aceite de coco tiene diferentes usos, el cosmético, el culinario y el de complemento nutricional.

Culinario

Es un excelente aliño, que además de proporcionar un sabor exquisito y diferente, es rico en ácido láurico, un tipo de ácido graso que está presente en la leche materna. Por lo que resulta ideal para reforzar el sistema inmune, ya que es antibacteriano y antiviríco. Su especial sabor dulce y parecido al de las almendras lo hace excelente para recetas de pastelería, panadería, palomitas de maíz e incluso para sofritos y otros snacks.

Complemento nutricional

También se usa en esta modalidad por sus propiedades beneficiosas para la salud y para el cuidado de la piel y el cabello. Las propiedades y beneficios del aceite de coco son muy numerosas. Hay que tener en cuenta que, aunque contenga ácidos grasos saturados, estos son de origen vegetal y no animal, y de cadena media, por lo que el cuerpo los asimila bastante mejor. Por tanto, no son tan perjudiciales y resultan más recomendables en la cocina que aquellos que proceden de grasa animal, por ejemplo, para freír.

Con la aplicación en las puntas del cabello, las protege e hidrata, previniendo que se estropeen. De tal manera que quedan nutridas, pero sin que se ensucien las raíces. Su composición contiene principalmente ácido láurico, además de cáprico, mirístico, palmítico, linoleico y oleico. Además de hierro y otros minerales y vitaminas E y K. Todos ellos hacen de él un estupendo aliado de la salud, siempre y cuando su consumo sea moderado.

Tiene por tanto los siguientes beneficios para la salud: resulta perfecto tanto para el cuidado de la piel como del cabello. Una de sus funciones más importantes es la de estimular el sistema inmunitario, además de poseer propiedades antimicrobianas, antibacterianas y antifúngicas.

Ayuda a prevenir y a aliviar el estrés, ya que es calmante. Además, favorece la digestión, regula el metabolismo y ayuda en la pérdida de peso a aquellas personas que llevan un ritmo de vida activo. Así pues, aumenta el consumo de energía y reduce las ganas de comer.

También es antioxidante y previene la caries y los hongos debido a su alto contenido ácido láurico que constituye una gran defensa contra los virus y las bacterias.

También fue descubierto que los ácidos grasos de este aceite van desde al tracto digestivo directamente al hígado, y no se acumulan como fuente de energía rápida. Por eso, ocurre su transformación en cuerpos cetónicos que pueden resultar terapéuticos para diversas enfermedades cerebrales.

Cosmético

Este aceite es un excelente nutriente natural, y para el cabello es sin duda uno de los mejores. Algunos de los fantásticos usos que tiene son que aporta brillo, acondiciona y ayuda al crecimiento. Ayuda en la prevención y disminución de la alopecia debido a que al masajear el cuero cabelludo con él, evita que las proteínas necesarias para el desarrollo del cabello se pierdan. Además, equilibra el proceso de crecimiento de este.

También tiene efectos fungicidas, por lo que es un remedio ideal para prevenir y eliminar la caspa, los piojos, las liendres y la pediculosis. Para ello, es necesario masajear el cuero cabelludo después de cada lavado.

En cuanto a la piel del cuerpo, es un aceite muy hidratante y nutriente, perfecto para su uso después de la ducha o el baño mediante suaves masajes. Su uso corporal retrasa la flacidez y la aparición de arrugas propias de la edad. Es muy recomendable para la psoriasis, dermatitis, eczemas y demás patologías cutáneas. Al ser tan nutritivo, hidratante y reparador, resulta estupendo para evitar la aparición de estrías y mitigar los efectos de estas, ya que aumenta la elasticidad de la piel.

Es perfecto como desmaquillante, ya que es suave e hidratante, por tanto, no agrede la dermis. También es usado como hidratante de la piel del rostro y para reparar los labios cortados y agrietados. Incluso es mejor que la vaselina.

BENEFICIOS

  • Da energía y vitalidad.
  • Fortalece el sistema inmunológico.
  • Ayuda con la pérdida de peso.
  • Aumenta el metabolismo.
  • Hidratante y reparador de la piel y el pelo.
  • Ayuda en caso de eccemas, dermatitis, psoriais, acné y otros problemas de la piel.
  • Previene infecciones bacteriales, virales y de hongos.
  • Fortalece el cerebro.
  • Mejora la memoria.
  • Ayuda a la digestión y la absorción de los nutrientes.
  • Nutre el cabello.
  • Sirve para masajes.
  • Bálsamo para después del afeitado y depilación.
  • Uso en alimentos.

INGREDIENTES

Aceite de coco.

MODOS DE USO

Consumo directo o agregar 1 cucharada a batidos o jugos. En la cocina para frituras y repostería. Uso cosmético para cabello y piel.

PRESENTACIÓN

Frasco de vidrio por 400cc.